Llámenos: 01(722)242-6497 y 01(722)242-6498
Síguenos:
¿Cómo detectar el Alzheimer?

¿Cómo detectar el Alzheimer?

Existen diferentes métodos en la actualidad para detectar el Alzheimer, una de ellas es la denominada “prueba de los siete minutos”, donde solo pueden diagnosticar la enfermedad de Alzheimer cuando se encuentra en fase avanzada y los daños en el cerebro son ya evidentes e irreversibles. No obstante, los cambios en la estructura cerebral asociados a la enfermedad tienen lugar mucho antes de que se presenten los primeros síntomas clínicos.

Conseguir detectar lo antes posible la enfermedad de Alzheimer supondría un gran avance en el tratamiento y prevención de la enfermedad, lo cual mejoraría indudablemente la calidad de vida de los enfermos y de las personas de su entorno familiar, además de facilitar el trabajo de cuidadores y profesionales médicos.

Se están llevando a cabo diversos estudios para detectar factores de riesgo de la enfermedad, como por ejemplo el estudio ALFA (ALzheimer y FAmilias) que trata de estudiar las características biológicas y la evolución de los recursos cognitivos y emocionales de un grupo de personas, hijos e hijas de enfermos de Alzheimer, a lo largo de su vida. A los voluntarios participantes en el estudio se les realizarán diversas pruebas cada tres años durante las próximas décadas (resonancias magnéticas cerebrales, muestras de sangre, líquido cefalorraquídeo, pruebas de capacidades cognitivas). Cuando finalice este estudio, se dispondrán de recursos adicionales con los que diseñar posibles tratamientos con los que prevenir o retardar la aparición de la enfermedad.

Conseguir avanzar en la detección precoz de la enfermedad de Alzheimer supondría una mejora en el tratamiento y prevención de la enfermedad, lo cual mejoraría indudablemente la calidad de vida de los enfermos y de las personas de su entorno familiar, además de facilitar el trabajo de cuidadores y profesionales médicos.

Enfermedad de Alzheimer: síntomas.

Los primeros síntomas suelen ser pequeñas pérdidas de memoria o “despistes” en un principio atribuidos a la vejez. Con el paso del tiempo, estas pérdidas se van haciendo cada vez más importantes hasta llegar a afectar la vida diaria de la persona afectada, que comienza a tener problemas para realizar tareas cotidianas y funciones cognitivas habituales como hablar, leer o escribir.

La enfermedad de Alzheimer puede dividirse en tres estados o fases diferenciadas:

Fase leve. Aunque la enfermedad ya ha comenzado a causar daños en el cerebro, los problemas que comienza a ocasionar pasan desapercibidos para el paciente y sus familiares. El paciente tiene pequeños olvidos o “despistes” pero todavía puede trabajar con normalidad y realizar tareas complejas como conducir vehículos. No obstante, pueden comenzar a aparecer otros síntomas como cambios de humor, apatía o ciertos rasgos depresivos.

Fase moderada. Los síntomas son innegables: el paciente tiene problemas de comprensión o para realizar tareas relativamente sencillas o planificar o prever actividades. No sólo padece pérdida de memoria, sino de capacidad cognitivas, de compresión y razonamiento. Los cambios de humor son aún más evidentes, se muestran apáticos y deprimidos.

Fase grave. El paciente pierde la capacidad de hablar correctamente, no reconoce a familiares y amigos. Olvida hechos recientes y pasados, está constantemente desorientado y olvida caminar o sentarse. Permanecen inactivos durante horas y gritan, lloran o ríen sin motivo aparente. Se vuelven completamente dependientes: no pueden alimentarse o cuidar de sí mismos.

La prueba de los siete minutos

Por ahora, los neurólogos emplean la denominada “Prueba de los siete minutos” para detectar la enfermedad. Se examinan la orientación, memoria, percepción visual y capacidades lingüísticas de los enfermos.

Test de orientación. Se pide a la persona supuestamente afectada por Alzheimer que identifique el día, mes y año en que se encuentra. Un error en el día de la semana o del mes indica un grado menor; un error en el mes o el año indican un estadio más avanzado de la enfermedad.

Test de memoria (test de Buschke). Se presentan al paciente láminas con cuatro dibujos y se le pregunta: en ésta lámina hay un animal ¿cuál es? Debe decir el nombre del animal dibujado en la lámina. Después de haber examinado cuatro láminas diferentes, se le deja descansar y se le hace pensar en otra cosa. Después, se le pide que identifique los objetos identificados que pueda recordar.

Test de percepción visual. Se pide al paciente que dibuje un reloj con las manecillas marcando las cuatro menos veinte.

Test de lenguaje. Se pide al paciente que enumere todos los animales que recuerde en un minuto.

Para más información sobre la detección o cuidados de personas con Alzheimer, le recomendamos visitar la página de Alzheimer México I.A.P.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *